Bitácora PyME

La aventura de ser PyMEmpresario

EVENTOS PYME: MUCHO RUIDO… ¿Y LAS NUECES?

Por Emilio Pineda

La idea empezó en el sexenio del entonces presidente Vicente Fox: La política gubernamental panista intentaba insertarse en el ritmo internacional de apoyo a las Pequeñas y Medianas Empresas. Así, coordinado por la Secretaría de Economía, el proyecto se llamaba “Semana PyME” y buscaba en un principio juntar en algún centro de negocios a muchas pequeñas y medianas empresas que pudieran ofrecer sus productos y servicios a los visitantes. Conforme avanzaron los años la Semana PyME fue madurando y modificando su configuración. Ahora se pretende que este evento, de una semana de duración, reúna asesores, instituciones bancarias, incubadoras, aceleradoras de negocios, empresas oferentes de productos y servicios, y sobre todo que permita a los visitantes escuchar conferencias de calidad impartidas por expertos en distintas especialidades de empresas y negocios. La Semana PyME, desde hace ya más de tres años, se ha realizado durante los primeros días de noviembre. La edición 2009, la más reciente, reportó una afluencia de más de 100 mil personas durante toda la semana. Debo comentarte querido lector que he tenido la oportunidad de vivir desde adentro este evento, ya que desde 2006 he participado como expositor con stand y en noviembre pasado impartí también una conferencia relacionada con las PyMES y la Tecnología. Una buena idea… pero…

La enorme cantidad de visitantes ha logrado que muchas autoridades se den cuenta que este tipo de eventos son muy demandados por parte del público. Esto ha dado como resultado “Semanas PyME” regionales organizadas en diversas fechas del año, en distintas zonas del país. También existe ahora una “Expo Compras de Gobierno” (http://www.comprasdegobierno.economia.gob.mx/2010/web/index.html) organizada también por la Secretaría de Economía, del 20 al 23 de abril de 2010 en el Centro Bancomer de Santa Fe; así como una expo “PyMES en Crecimiento” (http://www.pymesencrecimiento.com/) realizada por la Secretaría de Desarrollo Económico del Gobierno del Distrito Federal, del 13 al 15 de mayo de 2010 en Expo Reforma. A estos eventos acudí como visitante y quiero relatarte mi experiencia en ambos:

EXPO COMPRAS DE GOBIERNO 2010:

Los spots de radio anunciaban pomposamente que el Gobierno Federal es el principal comprador de productos y servicios en México y ahora las PyMES, como la mía, podían venderle al gobierno. Acudí el miércoles 21 al Centro Bancomer muy temprano y me encontré con una exposición modesta en comparación a la Semana PyME, la cual ocupa siempre las tres enormes salas del Centro Banamex. El salón de este centro de exposiciones en Santa Fe podría representar una tercera o cuarta parte de lo que ocurre allá por el Hipódromo de Las Américas. Lo que a primera vista me gustó es que en una sala podía ver juntas a diversas dependencias e instituciones gubernamentales tales como Presidencia de la República, la Comisión Federal de Electricidad, PEMEX, la Secretaría de la Defensa Nacional, Aeropuertos y Servicios Auxiliares, la Procuraduría General de la República, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, sólo por mencionar algunas. En realidad es que mi sensación era que todas las dependencias federales estaban ahí, aparentemente no faltaba ninguna. Inicié mi recorrido en modo de explorador. Caminando por los pasillos, observando sin detenerme y tomando nota de qué stands valdrían la pena ser visitados posteriormente. Yo ya he tenido la experiencia de venderle al Gobierno Federal y gobiernos delegacionales del Distrito Federal, y debo comentar que es un verdadero infierno (ya detallaré estas experiencias en artículos futuros), así que mi curiosidad se enfocaba en saber si realmente ahora cualquier mortal, como yo, podría venderle fácilmente al gobierno.

Mientras decidia qué stands visitar, me detuve un momento en la conferencia que impartía Enrique Gómez Gordillo, experto en mercadotecnia y ventas, quien además siempre viste de una atmósfera de buen humor a sus pláticas. Es un conferenciante que no puede faltar en los eventos de la Secretaría de Economía y siempre cuenta con una gran cantidad de personas que ansían verlo y escucharlo. Aquí su sitio: (http://www.maspoderdeventas.com). Bueno, cuando llegaba yo al auditorio Enrique preguntaba quiénes de los asistentes no le habían vendido aún algo al gobierno. Las manos levantadas mostraban una abrumadora mayoría. Después preguntó quién ya le había vendido algo al gobierno y las manos, pocas, muy pocas, se levantaron. Enrique advirtió en medio de rostros desilusionados que el venderle al gobierno era una meta a largo plazo y que implicaba un gran esfuerzo. “Así que quien vino a esta expo pensando que aquí va a resolver su problema económico en forma inmediata, háganse a la idea que será muy difícil lograrlo”. Yo asentía recordando mis propias experiencias al venderle mis servicios al gobierno, la pesadilla que había sido y las toneladas de trámites que tuve que realizar. Bueno, pero también pensé que si el gobierno estaba haciendo el esfuerzo de hacer esta expo, supongo que también habría facilitado la forma de venderle mis servicios. Así que fuí y visité los stand que más me interesaron. Aquí los resultados:

El stand de PEMEX era el más visitado. Había filas que rodeban varios pasillos. Supongo que todos pensamos que PEMEX tiene mucho dinero y nada le cuesta comprarnos algo… ¡ja! En la SEDENA me pidieron mi tarjeta y me dijeron que turnarían mis datos al área correspondiente (cuando escucho “área correspondiente” me suena al bote de basura). Esto mismo ocurrió en CONACULTA, SEMAR y PGR. En la Secretaría de Turismo me recomendaron mucho que hablara con un funcionario que nunca se presentó. Yo ya le había vendido servicios a la Presidencia de la República de 2001 a 2008 y me acerqué a su stand para ver si retomaba esa relación. Mi sorpresa fue mayúscula al descubrir que la persona encargada de dar la información era un funcionario del área de Adquisiciones el cual puso todas las trabas posibles en mis procesos de licitación de ese entonces. Es decir, pusieron al verdugo a dar informes de derechos humanos. Para resumir: me inscribí en 4 padrones de proveedores (cada dependencia tiene el suyo) y me traje 3 solicitudes más. Aeropuertos y Servicios Auxiliares, el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la Secretaría de Salud, me dieron datos concretos de teléfonos, extensiones y nombres de los funcionarios con los que podría concertar citas de presentación de mis servicios posteriormente a la finalización de la expo. Me retiré un poco insatisfecho pero decidido a hacer citas con las personas que recomendaron visitar, al fin que ya tenía el dato concreto.

Como te podrás imaginar, la siguiente semana hice las llamadas correspondientes con la sorpresa de que todo lo que recibí fueron portazos en la bariz propinados por secretarias que no me dejaron hablar, bajo ningún concepto, con el funcionario en cuestión. “El licenciado no está enterado”, “tal vez le dieron mal el dato”, “esta área sí ve eso pero el licenciado no sabe quién es usted”. “ya sé que es del evento ese PyME, pero el licenciado nunca fue… nosotros seguimos otros procedimientos…” Así, acabó el sueño guajiro de venderle al gobierno con transparencia y por la derecha…

PYMES EN CRECIMIENTO:

El 13 de mayo visité esta expo que viene siendo el equivalente a la Semana PyME, pero en este caso organizada por el Gobierno del Distrito Federal. “Es la expo PyME de Marcelo” me dijo alguien involucrado con el evento. Llegué por la tarde a Expo Reforma, un enorme edificio de tres plantas, propiedad de la Cámara de Comercio de la Ciudad de México. La organización me parecía un poco caótica y pronto entendí la lógica de los stands: en la planta baja estaban las áreas de fomento económico y apoyo a PyMES de cada delegación del DF, en la primera planta estaban los asesores, incubadoras, financiamientos, bancos y solucionadores; finalmente la última planta contenía a PyMES que ofrecían sus servicios y productos al público en general. ¿Quieren un análisis rápido? Va:

En la primera planta vi stands sin decorar, blancos, fríos. Finalmente son los empleados de las delegaciones del DF que fueron a fuerzas a repartir folletos y dar información incompleta al público. ¿Y saben qué? Se les notaba. La burocracia se respiraba en el ambiente y, como siempre, para cualquier cosa que se necesitara había una solicitud y/o formulario que había que llenar para esperar, quién sabe para cuando, una “pronta” respuesta.

En la primera planta se lograba sentir más la sesación de que en los stands había ganas de hacer negocios… bueno… en algunos. En el stand de una financiera, cada vez que yo preguntaba algo, parecía que interrumpía imprudentemente el estado zen del cuate que estaba ahí. Me dio informes escuetos y yo tuve que tomar un folleto porque el zensei no se molestó ni en dármelo (¡Uy, cuántas ganas de hacer negocios! Mejor ni invertir en ese cuate. Ni lo hubieran mandado). Por supuesto los bancos en todo momento me quisieron convencer de que les tomara un crédito o financiamiento para mi PyME a muy bajas ta$$$as de interés. Saqué mi collar de ajos, mi crucifijo y me alejé de ellos.

En la segunda planta estaban los que querían generar ventas de sus productos exhibidos. Muchas de las PyMES que tenían su stand ahí habían sido elegidas un poco arbitrariamente por el GDF y provenían de las áreas de fomento económico de las delegaciones. ¿Qué ofrecían? Adivinen. ¡Sí! Lo que a nadie se le había ocurrido: Artesanías, joyería, alimentos típicos, aromaterapia… lo mismo que encuentras entre los puesteros de Coyoacán. Es triste pero ningún organismo gubernamental de apoyo a PyMES promueve la creatividad ni la innovación. Por lo tanto muchísmas PyMES mexicanas hacen artesanías, joyas, ropa y alimentos. No estoy menospreciando, pero una ley de mercado dice que entre más vendamos los mismo, menos participación de mercado nos tocará porque tendremos mucha competencia. Sólo el que se logre diferenciar tendrá éxito.

La verdad, después de asistir a estos eventos, me queda la amarga sensación de que los organismos gubernamentales no saben cómo fomentar a las PyMES. No entienden lo que los emprendedores necesitan. Y es lógico, porque el director del área correspondiente es un burócrata que jamás ha arriesgado un peso y que por supuesto no ha generado ni un centavo de riqueza por sí mismo. Por ello no entiende el ámbito de negocios de las PyMES. Las compras del gobierno siguen siendo un mito que encubre los verdaderos “tratos” entre funcionarios que piden su “tajada” a los proveedores y compras a veces mal planeadas.

Nos han vendido un mito en el ámbito de las PyMES y con ello no quiero decir que este medio esté perdido o que haya fracasado. Hay muchísimas historias de éxito dentro de las PyMES, pero al analizarlas muy de cerca, en muchos de los casos son autodidactas. En México hay que buscar la información y armarla nosotros mismos. No quiero decir que no vale la pena asistir a los eventos PyME, lo que quiero resaltar es que no podremos esperar que los demás nos muestren el camino. Lamentable o afortunadamente el mapa lo podemos trazar nosotros mismos, sólo hay que buscar las piezas valiosas debajo de mucha, mucha paja. Mucho ruido… ¿y las nueces? Las nueces están ahí, sólo debemos aprender a mirar.

Aquí un libro que te recomiendo:

“OBVIO. Todo lo que ya debería saber sobre los negocios”
James Dale
ED: Empresa Activa

Cualquier comentario escríbeme a: emilio@epiproducciones.com

Anuncios

17 mayo 2010 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: